COVID-19 Update: How We Are Serving and Protecting Our Clients.

Lesiones Personales

Los residentes de Fort Lauderdale contactan a los abogados de lesiones personales del bufete de abogados Wolfson para obtener ayuda cuando se lesionan en accidentes. Los abogados de lesiones personales del bufete de abogados Wolfson de Fort Lauderdale tienen la experiencia y el conocimiento necesarios para ayudar a los clientes en muchas situaciones, entre los que destacan:

  • Abogados accidentes y lesiones por asalto y agresión de Fort Lauderdale
  • Abogados de accidentes y lesiones por lectura de mensajes de texto en Fort Lauderdale
  • Abogados por muerte injusta de Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones personales por productos defectuosos en Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones personales por negligencia médica de Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones personales por resbalón y caída en Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones personales en el lugar de trabajo de Fort Lauderdale
  • Abogados de accidentes automovilísticos en Fort Lauderdale
  • Abogados de accidentes personales por responsabilidad del local en Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones personales por accidente de navegación de Fort Lauderdale
  • Abogados de accidentes de autobús en Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones personales por causa de enojo/ira vial de Fort Lauderdale
  • Abogados de accidentes de peatones en Fort Lauderdale
  • Abogados de lesiones y accidentes personales en bicicleta de Fort Lauderdale

Si usted ha sido herido en un accidente, es posible que tenga preguntas sobre cómo recibir una compensación por sus lesiones. Póngase en contacto con el bufete de abogados Wolfson al (954) 289-5954 para una consulta gratuita.

Fort Lauderdale

Fort Lauderdale tiene una larga historia que se remonta a hace 4.000 años, cuando las tribus aborígenes se establecieron en el área. Más tarde, los indios Tequesta reclamaron la tierra y, durante mil años, habitaron en la zona. Entre los años 1500 y 1800, la tierra fue ocupada en diferentes momentos por colonos ingleses y españoles, antes de que finalmente fuera adquirida por los Estados Unidos. Sin embargo, había muchas tribus nativas americanas viviendo en toda Florida, incluyendo los Seminoles que se establecieron en el área del condado de Broward alrededor de 1788. En 1821, Florida fue cedida de los españoles y se convirtió en un territorio de los Estados Unidos. Mientras que algunos colonos se mudaron a la zona, muchos se desalentaron por el creciente conflicto con la tribu seminola. A medida que estallaron actos violentos en ambos lados, el conflicto pronto se convirtió en lo que se conoce como las Guerras Seminolas, una serie de tres guerras que estallaron entre 1816 y 1858. En respuesta a la Segunda Guerra Seminola, que tuvo lugar entre 1835 y 1842, el gobierno de los Estados Unidos construyó varios fuertes en la zona. Uno de ellos fue construido por el mayor William Lauderdale y su equipo de Voluntarios de Tennessee cerca del Río Nuevo. Aunque el fuerte fue destruido unos meses más tarde por los Seminoles, el nombre de Lauderdale permaneció. Los combates terminaron en 1842 y cualquier fuerte que aún estuviera en pie fue abandonado.

Dada la violencia generalizada, quedaban pocos colonos en la zona hasta 1893 cuando Frank Stranahan se trasladó de Ohio para gerenciar el ferry que cruzaba el Río Nuevo. Construyó varias casas en la zona, una de las cuales se convirtió en la primera oficina de correos, hotel y banco de la zona. Sin embargo, fue la construcción de la estación de tren de la costa este de Florida en Fort Lauderdale, lo que impulsó el crecimiento del área en gran medida. La ciudad de Fort Lauderdale se incorporó en 1911. El área continuó creciendo, ya que el censo de febrero de 1925 mostró 5.625 personas viviendo en la zona. La ciudad experimentó su primera fiebre de tierras 1925, que atrajo a casi 10.000 nuevos residentes, con lo que la población ascendió a 15.315 habitantes al final del año. En 1926 el crecimiento se detuvo, la infraestructura dentro de la ciudad no fue suficiente para dar cabida a la creciente demanda y las empresas inmobiliarias que dependían del crecimiento futuro comenzaron a fracasar. Empero, el mayor golpe llegó con el infame huracán de 1926, que destruyó o dañó más de 3.500 edificios dentro de la ciudad. Aunque la ciudad fue capaz de reconstruirse, había perdido más de 7.000 residentes en 1930 y no pudo recuperarse hasta la Segunda Guerra Mundial. Dada su proximidad al Océano Atlántico, la Marina construyó varias estaciones aéreas y aeródromos en la zona para entrenar a sus pilotos, así como escuelas de entrenamiento de radar. Después de que la guerra terminó, estos fueron convertidos en aeropuertos y aeródromos, incluyendo el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood y el Aeropuerto Ejecutivo de Fort Lauderdale.

En la década de 1950, una película popular inspiró a muchos estudiantes universitarios a visitar Fort Lauderdale durante las vacaciones de primavera. Este movimiento juvenil, que fue rechazado por muchos de los habitAntes de la zona, se transformó en una tradición anual que creó nuevos ingresos en el sector del turístico. Fue hasta 1985, cuando más de 350.000 estudiantes universitarios visitaron la zona, después de una temporada particularmente agitada, que la ciudad aprobó varias ordenanzas para controlar el comportamiento de los jóvenes y tomaron medidas para mejorar su imagen y atraer el turismo familiar e internacional. Para seguir atrayendo a los turistas, así como a los residentes locales, la ciudad sufrió una revolución cultural para conectar sus centros de arte y entretenimiento a través de caminos estéticamente agradables. El proyecto Riverwalk permite a los visitantes caminar fácilmente desde el Broward Center of Performing Arts hasta los numerosos museos de la ciudad, así como al famoso bulevar Las Olas. La nueva construcción y el aspecto contemporáneo atrajeron a varias empresas para traer sus oficinas a Fort Lauderdale. Dispersos por el centro de la ciudad hay cafés al aire libre, restaurantes, y cafeterías que comenzaron a surgir en toda el área. Boutiques de alta gama y tiendas especializadas ahora se pueden encontrar en las calles revitalizadas.

Hoy en día, Fort Lauderdale es un popular destino turístico. El clima tropical, las vistas panorámicas al océano, las vastas tiendas y restaurantes, y muchas actividades atraen a millones de visitantes a la ciudad cada año. Los residentes y visitantes que aprecian el aire libre pueden disfrutar de caminatas por el paseo marítimo pavimentado o montar sus bicicletas a lo largo de la playa. Fort Lauderdale atrae a aquellos que aman nadar en el océano, alquilar un barco para ir a pescar, o participar en muchas de sus actividades acuáticas, como esquí acuático, surf o snorkel.

Cerca de 175,313 personas residen actualmente en Fort Lauderdale. La población de Fort Lauderdale es mixta racialmente, con el 48,4% de sus residentes siendo blancos, el 31,3% son afroamericanos y el 16,9% hispanos. Hay una gran disparidad en los ingresos y los valores de propiedad en toda la ciudad. Mientras que la ciudad tiene su parte de mansiones de millones de dólares ubicadas a lo largo del paseo marítimo y en otras áreas prósperas, también tiene secciones de viviendas de bajos ingresos. Esto es evidente, ya que el 19,5% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. El ingreso familiar promedio en la ciudad es de $51,648 y el valor medio de la propiedad es $273,400. Los residentes pasan un promedio de 24 minutos viajando a tus trabajos cada día.

Accidentes de Lesiones Personales de Peatones

El clima cálido y el amplio sistema de transporte público anima a muchos a caminar a sus destinos. Con el gran número de personas caminando por las aceras y calles de Fort Lauderdale, hay una mayor probabilidad de que ocurra un accidente que involucre a un peatón. A continuación se presentan algunas de las causas más comunes de accidentes de peatones.

  • Vehículos de motor – Los peatones deben estar alerta de su entorno en lo que se refiere a los automóviles, camiones, motocicletas y otros vehículos motorizados. Las vistas al mar y las multitudes de personas pueden resultar una distracción para el operador de un coche, lo que puede desviar su atención de la carretera. Los automovilistas que no obedecen las reglas de la carretera, como adherirse a las normas y señales de tráfico, no viajar a velocidades seguras e ignorar los pasos de peatones pueden causar daños significativos a los peatones si son atropellados.
  • Peligros para caminar – Los peatones también pueden resultar heridos al caminar por calles y aceras que tienen pavimento desigual, baches, están mal iluminados o pueden tener caminos ocultos.

Un abogado de lesiones personales puede ayudarle a volver a su camino de recuperación y restauración. Ellos trabajarán con usted para entender los detalles de su accidente, así como responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre cómo buscar tratamiento médico, pagar facturas médicas, recuperar salarios perdidos y una compensación por la propiedad dañada. Los abogados de lesiones personales del bufete de abogados Wolfson están aquí para ayudar. Podemos informarle de sus derechos. Comuníquese con los abogados de accidentes de lesiones personales de Fort Lauderdale en el bufete de abogados Wolfson al (954) 289-5954 para obtener ayuda. para obtener ayuda.

La firma de abogados Wolfson sirve con orgullo a los residentes de Fort Lauderdale y las ciudades circundantes de Tamarac, Parkland, Boca Ratón, Pompano Beach, y Sunrise.

Client Revews
★★★★★
All I can say is WOW! I have never met such a professional law team. They are caring and put your needs above money. I guess to describe them is fair, kind, and professional. Don't be fooled by the other attorneys who only want your money. By far the best attorneys in Florida! Marina
★★★★★
Mr. Wolfson helped me tremendously with my car accident. He was able to represent me with care and respect while fighting hard to get my case resolved. I live a busy life and being able to go about my day and not worrying about my case was a huge relief because I knew I was in good hands. I wasn't just another client to him and that's what makes the difference. Thank you again Mr. Wolfson! Michael
★★★★★
I absolutely love this firm! It's personalized, you always have someone on the phone and you literally feel like family. They were always on top of my case and I felt supported the whole time my case was being settle. I got what I need it and what I deserved! Totally recommend them! They are the good attorneys for real! Dora